Andacollo, donde el oro se funde con la religiosidad