Roy, y las artes...