QUILICURA, LA TIERRA EN QUE VIVIMOS