El Carrizo, fe y devoción